Elevadores telescópicos en condiciones extremas: la mina Rosebel

Los elevadores telescópicos Pegasus han sido elegidos para el mantenimiento de una mina de oro en Surinam, sobre todo por su robustez y versatilidad.

El trabajo en una mina es extremadamente pesado y a menudo peligroso, por lo cual el mantenimiento correcto de las máquinas y estructuras es una condición esencial para la seguridad de los operarios.
Es por estos motivos que Rosebel Mine se ha dotado de elevadores telescópicos para la construcción Pegasus 45.30, adquiridos a Dieci América, para utilizarlos en el mantenimiento de las grandes máquinas operadoras y de las instalaciones.

La Rosebel Gold Mine es una de las mayores minas de oro de Surinam. Por tratarse de un terreno aluvial, la extracción del mineral se realiza a cielo abierto. Las rocas, arrancadas por unas excavadoras de 6,5 m de altura, se cargan en camiones volquetes igualmente grandes que transportan al molino hasta 300 t de material en cada carga. Llegado al molino, el material se tritura, se funde y se le extrae el precioso metal, que se moldea directamente en grandes lingotes de oro en bruto.

Por qué Pegasus

Los camiones y las excavadoras empleados en la industria minera son potentes y tenaces, pero la dureza del trabajo y del clima produce un desgaste muy rápido de las partes más expuestas, sobre todo de los neumáticos y los conductos hidráulicos.
Los elevadores telescópicos Pegasus, gracias a la cesta portapersonas, permiten alcanzar de modo fácil y seguro los componentes menos accesibles, montados en máquinas de más de 6 m de altura.
La plataforma giratoria, además, facilita la elevación y colocación de las piezas más grandes y pesadas.
Si el suelo es irregular o fangoso (algo habitual en la selva tropical), los cuatro estabilizadores autonivelables son una garantía de seguridad que puede marcar la diferencia, por ejemplo, durante el cambio de neumáticos de los volquetes, unos camiones de 4 m de altura y 5 t de peso.

Pero el trabajo de los Pegasus no se limita a las máquinas operadoras: el ambiente tropical, la humedad, el calor de los hornos, las rocas y el polvo hacen sentir sus efectos también en los molinos.
La estructura, que mide decenas de metros de altura y ocupa una superficie muy extensa, necesita frecuentes mantenimientos, controles y sustituciones. Para ello han sido elegidos los elevadores telescópicos Pegasus con sus formidables características:

  • 4500 kg de capacidad,
  • 30 m de elevación,
  • numerosos accesorios que permiten resolver las más variadas exigencias.

Gracias al estricto cumplimiento de las normas de seguridad, la mina Rosebel alcanzó en 2016 una importante meta: cinco millones de horas trabajadas sin accidentes. Un resultado conseguido, al menos en parte, con la ayuda de nuestros Pegasus.

Dieci en el mundo: un país caído por error en la costa caribeña

Surinam está situado en América del Sur y, a diferencia de los otros países de la zona, en él no se habla ni portugués ni español. Los idiomas principales son el holandés, el chino y el «sranan tongo», una mezcla de inglés, holandés, portugués y dialectos africanos. En palabras de Gabriel García Márquez —famoso escritor galardonado con el Nobel de literatura en 1982—, Surinam es un país más asiático que sudamericano. Esta impresión describe a la perfección el país y las numerosas etnias que lo habitan: indonesios, chinos, indígenas, europeos y africanos (estos, llevados al país durante el periodo colonial). Esta mezcla de orígenes contribuye a diferenciar el país del resto de Sudamérica. Hasta 1954 Surinam se llamó Guayana Holandesa, un nombre con tristes reminiscencias del país vecino, la Guayana Francesa. De aquí se escapaban muchos prisioneros, que intentaban cruzar la selva para alcanzar la libertad. Aún hay muchos hombres que recorren la selva, pero a estos no los anima la libertad sino la aventura, sobre todo, la búsqueda del oro.